Los helechos y el cambio climático

<<Lo que usted está a punto de leer está basado en una historia real, se recomienda discreción.>>

Hace aproximadamente 40 millones de años (por ahí de la formación del Himalaya y la aparición de las hormigas en la Tierra) un helecho vivía muy feliz haciendo sus cosas de helecho al ritmo de «Baltic Sea, de Human Tetris». Se dedicaba a tomar café y después dedicaba unas horas a hacer fotosíntesis, luego se leía un capítulo de Las Crónicas de Narnia o veía un video de Ter. Él era feliz en su hogar que separaba el cielo y el océano.

Este amiguito verde pertenecía a un grupo de helechos conocidos como Azolla. Estos helechos eran muy pequeñitos, tan pequeñitos que en la punta de un dedo tuyo podía caber toda una familia. A pesar de ser tan diminutos su vecindario cubría gran parte del mar Ártico y formaban un hermoso tapete verde flotante.

Azolla

Para poder hacer su comida y obtener energía, estos helechos captaban del ambiente un gas llamado CO2. Con este gas y la luz que les llegaba desde el sol, les bastaba para comer deliciosamente. Como el ambiente y los recursos eran propicios para ser felices, las familias nuevas y antiguas empezaron a reproducirse y a tener helechos bebés. Así siguieron reproduciéndose por varios, varios años hasta que el tapete verde creció de tal forma que podía confundirse con una gran isla. Si un ave muy perdida pasaba por ahí seguramente pensaba que ese era un buen lugar para descansar sus alas y encontrar un poco de alimento, pero cuando se acercara notaría que esa masa verde no era tierra firme y se movía al ritmo de las olas. Por casi 12 millones de años esta población de Azolla fue feliz y reinó sobre estas aguas. Fueron las plantas más prodigiosas que pudo haber mirado el Eoceno y hasta el mismísimo Alejandro Magno envidiaría todo ese territorio conquistado.

Los Azolla impedían que la luz llegara al fondo del mar, y pronto los organismos submarinos se quedaron sin la energía proveniente del sol. La luz era muy importante para los vecinos de abajo ya que les permitía generar su alimento y liberar oxígeno. Mientras tanto en la superficie, la sobrepoblación de Azolla provocó la disminución del principal recurso que permitía su existencia, el CO2. El CO2 era importante para todos ya que de él dependía la temperatura del planeta. Conforme el CO2 se agotaba la temperatura también era menor. Entonces… empezó a hacer mucho frío.

Los Azolla no eran malos, su intención no era captar toda la luz y dejar sin comida a sus vecinos de abajo, ni congelar todo el planeta y ocasionar la muerte de muchos organismos. Sin embargo, lo hicieron, habían originado una crisis, habían provocado ¡un cambio climático!, su sobrepoblación había alterado el medio que existía y con ello la vida de todos a su alrededor (cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia).

Los Azolla no sabían que hacer, ellos eran muy felices y no querían mudarse, pero entendían qué su presencia afectaba a otros. Entonces como buenos seres vivos que eran, aprovecharon las corrientes marinas que pasaban por ahí y se alejaron, dejaron su dulce hogar para irse a vivir a los ríos más cercanos y comenzar de nuevo. 

FIN



En realidad no se fueron a otros ríos más cercanos. Los Azolla murieron cuando la salinidad del mar aumentó por la entrada de aguas oceánicas.

Ahora sí FIN

Agradecimientos:

A mi buen amigo Cesar Montes Figueroa. Por tomarse el tiempo de imprimir, revisar y discutir conmigo cada párrafo aunque no sea mi cumpleaños.

Para los clavados:

1. Speelman EN, Van Kempen MML, Barke J, Brinkhuis H, Reichart GJ, Smolders AJP, et al. 2009. The Eocene Arctic Azolla bloom: environmental conditions, productivity and carbon drawdown. Gebiology. 7:155-170.
https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/j.1472-4669.2009.00195.x

2. Barke J, Abels HA, Sangiorgi F, Greenwood DR, Sweet AR, Donders T, Reichart GJ, Lotter AF, Brinkhuis H. 2011. Orbitally forced Azolla blooms and Middle Eocene Arctic hydrology: Clues from palynology. Geology. 39 (5): 427-430. https://pubs.geoscienceworld.org/gsa/geology/article-abstract/39/5/427/130498

3. Canción que escuchaba el helecho (Baltic Sea): https://www.youtube.com/watch?v=RWrUUwcFPgM

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: